Salar menos para vivir más


El consumo de sal duplica fácilmente los valores recomendados por los organismos de salud, esto en parte, es porque consumimos sin darnos cuenta alimentos procesados con altos valores de sodio ya sea en forma de sal agregada o en forma de aditivos como por ejemplo el glutamato mono sódico, un resaltador del sabor (que viene escondido en muchos alimentos)

¿Y qué pasa con los chicos? Lo mismo, también duplican el valor recomendado que suele ser menor al del adulto. Esto trae aumento de la posibilidad de hipertensión arterial y otros problemas importantes de salud, no necesariamente en la adultez, sino en forma más precoz.

¿Cuándo incorporamos la sal en los niños?

Entre los 6 y los 24 meses de edad, las papilas gustativas se encuentran aún en desarrollo y el gusto por lo salado es una preferencia adquirida, con lo cual si los niños no están acostumbrados a recibir comidas muy saladas, no deberían preferirlas. Sabemos que esto es difícil, comienzan el jardín y prefieren comer lo que el amiguito está comiendo o disfrutar en un cumpleaños donde las comidas altas en sal y azúcar son las más frecuentes y ricas. También la exposición a las publicidades los afecta a ellos ¿Entonces qué hacemos?

Tratamos que en casa la comida sea lo más amigable posible, natural, variada, casera y dejamos las comidas procesadas, altas en azúcar y sal para los eventos sociales que también son importantes, para nosotros y para los chicos. ¿Se puede cambiar esto último? Seguramente que sí, pero abarca a la familia, a la sociedad, a la industria, a la salud pública, y suele ser más complicado de modificar a corto plazo. Así que el gran paso es empezar por nuestro hogar y tratar de llegar a un equilibrio para no volvernos extremistas.

Algunos de los alimentos con alto contenido de sodio que incorporan nuestros chicos y se pueden evitar:

-Fiambres o embutidos de todo tipo (jamón, salame, queso, salchichas, etc.)

-Productos de copetín (palitos, chizitos, papas fritas, maní salado, etc.)

-Productos pre-listos procesados (patitas de pollo, de carne, hamburguesas/milanesas de soja pre-listas, etc.)

SALAR MENOS PARA VIVIR MÁS...

-Salsas pre-listas

-Aderezos (mostaza, mayonesa, kétchup, barbacoa, etc.)

-Salsa de soja, sal de mesa

-Cubitos o sobres saborizadores de verdura, pollo, carne y otros. Muy frecuentemente utilizados para cocinar por algunas familias.